Las empresas y el Covid-19: Claves para la gestión desde los recursos humanos.

 

La situación sobrevenida a causa de la pandemia del COVID-19, nos ha llevado a la transformación de mucho de nuestros hábitos, especialmente durante las primeras fases del periodo de alarma. Estos cambios también se han producido en las Empresas, que se ha visto abocadas a una rápida toma de decisiones que les permitieran gestionar su actividad y sus recursos en el marco que la situación permitía.

Con la intención de tener una buena medida y una percepción real del impacto que el COVID-19 ha tenido en las Empresas, DOPP Consultores ha llevado a cabo 5 encuentros con Directores de Recursos Humanos. En ellos se han compartido las prácticas que cada empresa ha llevado a cabo derivado de la gestión de la situación y cómo ésta afecta a los distintos sectores de actividad representados en dichos encuentros. Han sido más de 30 Directivos de actividades como la alimentación, la logística, la industria, la hostelería, los seguros, las TICs, etc., los que han compartido con los demás la realidad actual, las decisiones tomadas, sus efectos y sus previsiones de futuro.

Este artículo recoge las conclusiones más significativas de la información recogida desde las experiencias de estas empresas.

¿Qué ha ocurrido hasta ahora?

El propio contexto ha demandado procesos de toma de decisiones muy rápidas, para lo que se han articulado Comités con distintas denominaciones (de crisis, de emergencia, …) cuya finalidad ha sido canalizar las propuestas de solución a las distintas demandas generadas por la situación. Todo ello en un entorno en el que la información aparecía con cierta incertidumbre y de manera cambiante. Esta toma de decisiones ha estado mejor canalizada en los casos en los que las Empresas ya venían activando iniciativas relacionadas con la crisis del coronavirus antes de que ésta apareciese con toda su pujanza.

Todas han coincidido en que la prioridad absoluta durante este tiempo está siendo la salud de sus empleados, así como la puesta en marcha de intensas campañas de comunicación en las que hacer llegar a la plantilla la situación empresarial con transparencia y honestidad. En estas comunicaciones, que han contribuido a atemperar los temores iniciales en algún caso, han tenido un papel preponderante los propios Directivos de las Empresas. En paralelo se ha facilitado la transición a modelos de teletrabajo y se han articulado medidas de protección ante el contagio en aquellos puestos operativos que necesitan presencia física, con implementación de soluciones de espacio y la dotación de los EPIs correspondientes.

En cuanto al teletrabajo ha habido distintas velocidades en la adaptación. Dependiendo de la actividad y del nivel de digitalización de las Empresas, la migración a este nuevo entorno para los puestos en los que era posible ha demandado grandes esfuerzos en algunos casos, mientras que, en otro, sólo ha habido que acelerar un proceso que ya estaba en marcha. En este mismo contexto y de manera complementaria, estas medidas han permitido articular ciertas medidas de conciliación familiar que ha resultado especialmente significativa en los casos de empleados con hijos en edad escolar. A estos aspectos, hay que unir la atención a una posible desafección de los empleados con la Compañía, al haber dejado de compartir en sus instalaciones y con sus compañeros.

En aras a no perder la cercanía y la vinculación con los compañeros, se han articulado soluciones múltiples, algunas de ellas no exentas de creatividad. Teledesayunos con Directivos, “cafeterías 24 horas” o puntos de conexión informal abiertos permanentemente, clases deportivas virtuales impartidas por trabajadores de la compañía, encuentros de hijos, concursos varios, etc., son algunas de las propuestas activadas desde las Empresas a propuesta de los propios empleados.

 

¿Y ahora qué?

Si algo define el escenario que se avecina es INCERTIDUMBRE. Aunque existan ciertas previsiones acerca de cómo va a evolucionar la situación en las empresas, el margen de duda es evidente.

Las primeras incógnitas surgen en cuanto a las medidas que van a tener que aplicarse para la salvaguarda de la salud de los empleados en la vuelta de los que han trasladado su actividad a sus hogares. Desde el punto de vista normativo por la necesidad de articular tomas de temperatura, cámaras térmicas, realización de tests y publicidad de sus resultados, mecanismos de control y seguimiento del estado de salud de los empleados, en los que balancear la necesidad de monitorización con el derecho a la intimidad, etc.

Y, por otra parte, la novedad sobre cómo quedará el escenario de presencia en las instalaciones de la empresa en una dinámica combinada con el teletrabajo. No existe aún experiencia sobre cómo regular esta situación si bien parece que se han roto las posibles barreras y/o prejuicios que pudiera haber a este respecto. Sí parece haber cierto consenso en que será un proceso escalonado. En cualquier caso, se trabajará desde el consenso entre todos los actores implicados. En este mismo ámbito, se comenta la pertinencia de disminuir los desplazamientos in itínere hacia el trabajo, minorando así las probabilidades de contagio en los medios de transporte. En definitiva, se trata de velar por la salud de los empleados y evitar en lo posible la proliferación de las bajas por enfermedad.

Y en términos de Liderazgo, la atención demandada durante este tiempo ha generado estilos de relación de los Directivos con los empleados de una mayor cercanía tanto en lo profesional como en lo personal. Algo parecido ya sucedido con los Departamentos de Recursos Humanos, cuya labor de vigilancia sobre el bienestar de los trabajadores ha “humanizado” algo más la percepción sobre ellos, antes más cercanas visiones más de regulación que de observación y respuesta empática. A partir de ahora, estos Departamentos deberán ser los gestores del cambio en todo aquello que vaya más allá de lo puramente operativo de la actividad empresarial.

En definitiva, se abren escenarios que, en unos casos van a acelerar procesos en los que las empresas ya iban entrando progresivamente, así como otros más rupturistas y ante los que la incertidumbre es el argumento que lo envuelve.

¿Quieres recibir el informe completo y saber todas las conclusiones de estos encuentros? Cumplimenta tus datos en el siguiente breve cuestionario y te lo haremos llegar con la mayor brevedad posible.

También puedes contactar con nosotros para cualquier consulta en: Comunicacion@dopp.es

¿Quieres abordar con garantías tu propio proceso de Diagnóstico sobre el efecto del COVID-19 en tu empresa?.
Dopp dispone de los conocimientos, herramientas y metodologías que pueden ayudarte a conseguirlo. Con las conclusiones obtenidas de las sesiones, hemos desarrollado un proceso de diagnóstico que te ayudará a conocer el impacto real del COVID-19 entre tus empleados.